THE DOORS

Reedición (2012)

L.A. Woman

En 1971 Jim Morrison era un joven de 27 años muy viejo. En el lustro que estuvo al frente de The Doors, acumuló todo el cansancio de quien ha estado en demasiados sitios, ha visto demasiadas cosas y se ha equivocado demasiadas veces. Y eso se nota en "L.A. Woman". El atractivo de la música del último disco de The Doors ya no era aquella transfusión de energía sexual, poética y sobrenatural que tenía tanto que ver con Jimi Hendrix como con "Aullido" de Ginsberg. Aquello murió con los sesenta. Ahora el imán de este grupo con un cantante con barba y sobrepeso se había transformado en la erótica de la sabiduría, del creador sobreexperimentado, del artista de vuelta que ya no necesita exhibirse ni chulear a nadie, aunque se sepa en la plenitud de su expresión.

Porque en "L.A. Woman", Morrison suena a veces masculino …
Rockdelux News