Björk denuncia en el Sónar el sexismo del mundo de la música

EFE

  • La artista ofrece una conferencia en el festival de Barcelona, que arranca este miércoles.
  • Anuncia que volverá a colaborar con Arca en su nuevo disco.
  • Afirma que le gustaría “componer 50 álbumes antes de morir”.

BJORK

Björk ha denunciado el sexismo imperante en el mundo de la música, ha bromeado sobre su conocida aversión hacia Donald Trump y, sobre todo, ha hablado de música, de fuentes de inspiración y de proceso creativo, en la conferencia que ha ofrecido este miércoles en el festival Sónar de Barcelona.

La artista islandesa se ha presentado en el SonarComplex del recinto del Sónar de Día, en la montaña de Montjuïc, con una máscara blanca, una falda de tul rosa, unos zapatos de plataforma dorados y una blusa roja que le daban un peculiar aspecto de campesina escandinava aficionada el ballet y afincada en Marte.

Frente a un millar de personas, con un público formado principalmente por profesionales dedicados a la aplicación de las nuevas tecnologías a la industria de la música, Björk ha subido al escenario del auditorio junto al editor jefe de The Creative Independent, Brandon Stosuy, y ha respondido a sus preguntas.

Sobre el papel de la mujer en el mundo de la música, Björk ha recordado que cuando empezó a ofrecer sesiones de DJ fue criticada por esconderse tras las máquinas y dedicarse simplemente a presionar el botón.

“Son críticas sexistas -ha denunciado-. Parece que no quieran ver que yo hago mis propios arreglos y produzco mi música”.

“Las mujeres producen música electrónica, pero rara vez se ven imágenes de mujeres mezclando. Aunque eso está cambiando”, ha añadido.

El resto de la charla ha versado sobre sus creaciones y, especialmente, sobre su faceta de DJ.

Nuevo disco

Aunque también ha dado algunas pinceladas del que será su nuevo disco, en el que volverá a colaborar con Arca y en el que, según ha explicado, deja atrás el drama y explora nuevos horizontes, en referencia a su anterior disco, Vulnicura, en el que refleja su ruptura sentimental.

Respecto a sus sesiones de DJ, ha explicado que nunca ha querido ser un pinchadiscos ni cree que sea una buena mezcladora, más bien pretende compartir la gran colección de sonidos que ha ido acumulando a lo largo de los años.

Una colección que va desde rarezas de world music hasta música clásica, pasando por los ritmos tunecinos del desierto y el R&B de Brooklyn.

La charla, que ha durado poco más de media hora, ha seguido por los vericuetos del mundo creativo de Björk, que ha reconocido que sus fuentes de inspiración pueden ser “muy extrañas, desde la música india que escucha en un taxi hasta una pieza de música electrónica estonia de los años sesenta”.

Ha reconocido que es tremendamente creativa y le gustaría “componer 50 álbumes antes de morir”, pero ha añadido que intenta controlarse y profundizar en cada cosa que hace, en lugar de ir hacia delante sin freno.

Por esta razón, últimamente Björk evita ir de ciudad en ciudad actuando una noche en cada sitio y en Barcelona ha querido detenerse un poco más y ha tenido tiempo de inaugurar una exposición en el CCCB, dar una charla en el Sónar de Día y ofrecer una sesión de DJ de cuatro horas en el Sónar de Noche.

La artista ha dedicado poco tiempo a temas extramusicales, pero ha bromeado con sus filias y sus fobias políticas cuando ha dicho: “no todo el mundo es maravilloso, y no estoy hablando de ningún presidente”, ha dicho.

Música